y que ganan los Yankees

20091151058186112_8

Tuvieron que transcurrir nueve largos años para que los Yanquis volvieran a hacerse llamar campeones. Costó muchísimo dinero, años de frustración, sufrimiento y de cuestionarse si el rumbo que tomaban era el adecuado.

Los refuerzos costaron cerca de mil 600 millones de dólares, pero anoche, cada centavo gastado en ellos valió la pena.

Los Yanquis derrotaron a los Filis de Filadelfia y les arrebataron la corona que ostentaban, en el Juego 6 de la Serie Mundial 2009 por pizarra de 7-3.

La clave de los Mulos del Bronx para lograr el campeonato fue una poderosa y temible ofensiva que conectó 244 cuadrangulares en la campaña regular y una armonía que después del Juego de Estrellas lució inquebrantable.

Salir de Filadelfia con dos derrotas fue una pesada carga con la que los Filis ya jamás pudieron lidiar, amén de los desplomes de su cañonero estelar, Ryan Howard, y el cerrador de confianza, Brad Lidge, en el Juego 4, cuando la balanza aún podía inclinarse en favor de los entonces campeones defensores.

Un veterano Pedro Martínez, el abridor del sexto juego, se vio afectado por una gripe con la que subió al montículo y batalló mucho para emular a aquel lanzador que en 2004 pudo domar a los Yanquis, pero cinco años después, todo fue distinto.

El jonrón de dos carreras del japonés Hideki Matsui (el Más Valioso), en la segunda entrada, fue el primer golpe para poner arriba a los Yanquis 2-0.

Los Filis intentaron remar contra la corriente en la apertura del tercer capítulo, con un triple de Carlos Ruiz que fue clave para que con elevado al central, Jimmy Rollins lo llevara al plato y acercara 1-2 a Filadelfia.

Pero otra vez, la pesadilla de Pedro apareció en la caja de bateo. Con las almohadillas congestionadas y tras haber ponchado a Alex Rodríguez sin tirarle, el nipón estaba en cuenta de cero bolas y dos strikes; un pitcheo se le quedó alto al dominicano y el héroe de la noche remolcó dos más para los de casa y puso el juego 4-1.

Para abrir el quinto capítulo, Charlie Manuel decidió no ir más con Pedro, quien tiró solamante cuatro entradas, en las que encaró a 18 bateadores, aceptó tres hits (uno de ellos jonrón), cuatro carreras, condedió dos bases por bolas y ponchó a cinco.

La quinta entrada fue desastrosa para Filadelfia y clave para la novena neoyorquina: tres anotaciones que fueron el veredicto final. Derek Jeter abrió con doble de terreno, ya ante el relevista Chad Durbin. Mark Teixeira despertó y llevó a home al estelar parador en corto para agrandar la diferencia a 5-1.

El festín de la quinta siguió con más de Matsui: un doble al derecho que impulsó a Teixeira y a A-Rod para el 7-1.

Filadelfia quería mostrar el corazón que aún latía en la sexta entrada. Ryan Howard finalmente le puso fin a su sequía con un cuadrangular que empujó a Chase Utley, y los Filis se asomaron tímidamente, al ponerse 3-7.

Mariano Rivera retiró los cinco últimos outs de la Serie Mundial, la número 27 en la rica historia de los Yanquis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s