Rapido y Jarioso

El día transcurría con normalidad, la gente caminaba y los autos circulaban, hasta que una escena llamó poderosamente la atención de los “afortunados” paseantes, cuando a un hombre de la nada se le ocurrió  bajarse los pantalones y los calzoncillos, para disponerse a tener sexo con su “acompañante”. 
Acto seguido, apoyó su miembro en la parrilla del radiador, y empezó a moverse como si en realidad estuviera teniendo sexo, pero fue tal la pasividad de la camioneta, que decidió agregarle algo más al encuentro amoroso y fue entonces que empezó a golpearla para darle un tono masoquista a su rapidín que no pudo llegar a su fin por la intervención de la policía

 

 

camioneta3021

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s