Chiste de Media Semana

Una pareja tenía dos niños pequeños, de 8 y 10 años de
edad, quienes eran excesivamente traviesos
Siempre estaban metiéndose en problemas y sus padres sabían que si  alguna travesura ocurría en su colonia, sus hijos estaban  seguramente involucrados.
La mamá de los niños escuchó que el sacerdote había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus  hijos.
El sacerdote aceptó, pero pidió verlos de forma separada, así  que la mamá envió primero al niño más pequeño.

El sacerdote era un hombre enorme y con una voz muy profunda.
Sentó  al niño frente a él y le preguntó gravemente: ‘¿Dónde está Dios,  hijo?’.

El niño se quedó boquiabierto pero no respondió, sólo se quedó  sentado con los ojos pelones. Así que el sacerdote repitió  la  pregunta en un tono todavía mas grave: ‘¿Dónde está Dios?’
De nuevo el niño no contestó. Entonces subió de tono de su voz, aún  más, agitó su dedo apuntando frente a la cara del niño, y gritó:
‘Te estoy preguntando que ¿DÓNDE ESTÁ DIOS?’
El niño salió gritando  del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en el closet, azotando la puerta. Cuando su hermano lo encontró en el closet le  preguntó: ‘¿Qué pasó Güey?’
El hermano pequeño, sin aliento, le contestó:
‘¡Ahora si ya valió madre!, ¡estamos en serios problemas, cabrón!

¡¡DIOS SE PERDIÓ!!

¡¡¡y el pinche padre cree que nosotros lo tenemos…!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s